martes

LA LEY DEL DIEZMO, UNA BURLA A TU FE

LA LEY DEL DIEZMO, UNA BURLA A TU FE

La ley celestial requiere una décima parte de todos los haberes que posea un hombre cuando ingresa a la iglesia, y una décima parte de su aumento anual de allí en adelante. Si todo lo que gana es necesario para su mantenimiento y el de su familia, no pagará nada. La ley celestial no toma el pan de la madre y de los hijos, ni tampoco cualquier cosa que ellos necesiten para su bienestar. El pobre que no posee bienes de este mundo para dar, pero sirve y honra a Dios de otra manera, poniendo a Su servicio lo mejor de sus habilidades, tendrá una corona celestial en el Reino Eterno de nuestro Padre. (Millenian Star, edición del 1ro. De enero de 1847)
LA LEY DEL DIEZMO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

La ley del diezmo fue observada por los patriarcas del Antiguo Testamento. Abraham pago diezmos a Melquisedec después que aquel llego a Egipto “riquísimo en ganado, en plata y en oro”.(Génesis 13:2) La versión de la Biblia Reina Valera (1960), dice: “Y le dio Abram los diezmos de todo”.(Génesis 14:20; Hebreos 7:2) La versión inspirada de la Biblia contiene la siguiente información adicional:

Por lo cual Abram le dio el diezmo de todo lo que poseía, de todas las riquezas que el tenia; riquezas que Dios le había dado mas de lo que Abram necesitaba.

Es importante notar que esta cita de la Versión Inspirada (una obra de José Smith hijo, bajo la dirección del espíritu de revelación divina) hace énfasis en lo que “se necesita”. Los nuevos haberes en ganado, plata y oro obtenidos en Egipto eran más de lo que Abraham necesitaba. En otras palabras: esas cosas constituían un aumento; y cuando se presentaba la oportunidad, Abraham, como lo acostumbraba, rendía cuentas y pagaba su diezmo del aumento al sumo sacerdote Melquisedec. De acuerdo con este principio, en el caso de que Abraham hubiera necesitado de sus ganancias para atender a las necesidades de su hogar y su familia, de hecho no hubiera habido aumento, y por consiguiente no hubiera estado obligado a pagar el diezmo. Como Abraham tuvo un aumento sobre sus necesidades, pagó el diezmo. En todo caso, su deseo de cumplir la ley seria una muestra de obediencia al mandamiento divino.

Instrucciones con respecto a los diezmos fueron dadas por Moisés a los israelitas cuando ellos estuvieron en el desierto: “Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová” (Levítico 27:32). Como se ve, este pasaje de la Biblia demuestra que en efecto se pagaba el diezmo al Señor. Luego que a los dueños y a sus parentelas les fueron satisfechas sus necesidades durante todo el año con el surtido de ovejas y ganados, para el sostenimiento de sus vidas, los rebaños que sobraban, eran llamados “aumento”, o sea una cantidad mayor de lo que necesitaban. De esto se pagaba diezmo al Señor, y esas cantidades pasaban “bajo la vara”. En esto consistia el sistema de rendir cuentas.

LA HISTORIA DEL DIEZMO EN EL MOVIMIENTO DE LA RESTAURACION
Los miembros de la Iglesia de Jesucristo han estado sujetos a la ley del diezmo desde cuando se hizo mención de esa ley en una revelación dada a través del profeta José Smith en septiembre de 1831, como sigue:

He aquí, el tiempo presente se llama: Hoy; esto es, hasta la venida del Hijo del Hombre; y de cierto, es un día de sacrificio y un día cuando los míos han de pagar los diezmos (Doctrina y Convenios 64:23; Doctrina y Pactos 64:5)
En esta declaración no se define el diezmo, pero hay una clara indicación de que debe adaptarse como una doctrina de importancia en el Movimiento de la Restauración.

Ya antes, la Iglesia conocía la enseñanza sobre la dedicación del sobrante, (DyC 42:29-36; DyP 42:8-10) pero se había descuidado el cumplimiento de este mandamiento. Después de la expulsión de los miembros del condado de Jackson en diciembre de 1833, ellos fueron amonestados, en junio de 1834, de la siguiente manera:

Pero he aquí, no han aprendido a obedecer las cosas que requerí de sus manos… y no imparten de sus substancias a los pobres y a los afligidos entre ellos, como conviene a los miembros de la Iglesia. (DyC105:3; DyP105:2b)

Por consiguiente, en julio de 1838, cuando los miembros de la Iglesia se estaban estableciendo en el pueblo de Far West, condado de Caldwell, estado de Missouri, recordaron que la mayor parte de las tribulaciones antes sufridas por ellos se debió a no haber compartido lo que poseían. Deseando entonces obedecer la ley, ellos se dirigieron al Señor con estas palabras: “Oh Dios, muestra a tus siervos cuanto requieres de los bienes de tu pueblo como diezmo”. En respuesta, fue recibida la siguiente revelación explicatoria por medio del profeta José Smith:

De cierto, así dice el Señor: Requiero que todo el sobrante de sus bienes sea puesto en manos del obispo de mi Iglesia en Sión, para la construcción de mi casa, para echar los cimientos de Sión, para el sacerdocio, y para cubrir las deudas de la Presidencia de mi Iglesia. Este será el comienzo del pago de diezmos por mi pueblo. Después, los que así hayan entregado este diezmo, pagaran anualmente una décima parte de sus intereses; y esta será para ellos una ley fija perpetuamente, para mi santo sacerdocio dice el Señor (DyC 119:1-4; DyP 106:1).
Para poder entender el sentido y la ejecución de esta revelación, es muy importante conocer el ambiente histórico de su recepción.

En 1838, después de su difícil viaje desde Kirtland, Ohio, y después de su trágica expulsión del condado de Jackson, Missouri, la Iglesia trataba de establecer su sede en Far West, estado de Missouri. Estos viajes agotaron la mayor parte de los recursos económicos de los miembros individualmente y en general. Los recursos se necesitaban desesperadamente para que ellos pudieran afianzarse en las regiones escogidas. De hecho, no tuvieron suficiente capital para la necesaria construcción de nuevos edificios, y para la compra y manufactura de equipo y maquinarias agrícolas, ya que habían perdido la mayor parte de su dinero y haberes, o les habían sido confiscados. Sin embargo, y no obstante sus pasadas adversas experiencias, ellos nunca perdieron sus fuertes convicciones religiosas. Sintieron, por lo tanto esa espiritual y comunitaria seguridad, que se experimenta cuando se cumple con la ley divina, que incluye la ley del diezmo. Sin embargo, no pasaron desapercibidas sus angustiosas circunstancias existentes.

En respuesta a la pregunta, ¿Qué debían hacer?, una revelación les fue dada. Se les dijo que debían darse cuenta de todas sus posesiones determinando qué tenían y qué necesitaban para los gastos religiosos y sociales; de lo que les sobrara, deberían pagar un décimo a la tesorería de la Iglesia. Después de esto, un décimo del aumento anual, debería ser la regla. Esto iba a ser una ley perpetua para el pueblo y para los ministros.

LA ENSEÑANZA DE LA LEY DEL DIEZMO EN NAUVOO

Después del éxodo de los miembros de la iglesia en Missouri, y durante la construcción del Templo de Nauvoo, se dieron instrucciones acerca de los diezmos, y estas fueron publicadas en la edición del Times and Seasons, (Diciembre 15, 1841)

El Templo se construirá por medio de los diezmos y la dedicación; y cada uno esta en libertad de dedicar todo lo que crea conveniente en sus corazones. Pero los diezmos requeridos consisten en un décimo de todo lo que cada uno posea al empezarse la construcción, y una décima parte de todo aumento desde este tiempo hasta que se termine la obra. Estos diezmos pueden constituir en dinero o en cualquier otra cosa con que la persona sea agraciada. Muchos, en este lugar, trabajan para el Templo cada diez días; y este es el diezmo de sus bienes, ya que ellos no poseen algo más. (Times and Seasons III, pag.626)
Esta fue la misma interpretación de la ley del diezmo que prevaleció en Far West. Dar diezmos para el Templo consistía pues, en dar un décimo de todo lo que se poseía al comenzar la obra, y una décima parte de todos los aumentos desde ese momento hasta la terminación del Templo. Algunas personas que no podían dar dinero, daban su trabajo cada décimo día.

DEFINICION DE LA LEY DEL DIEZMO

La publicación oficial de la iglesia de la misión de Inglaterra, Millenian Star en su edición del 1ro. De enero de 1847, siendo su editor Orson Hyde, publico un editorial intitulado: “El Diezmo”.Después de definir lo que significa el diezmo, el artículo daba instrucciones a los miembros de la misión para que pagaran sus diezmos a la sede de la Misión de Inglaterra, o a “La Sede del campamento de Israel en el Desierto”. (Algunos de los miembros de la Iglesia habían ya empezado la emigración hacia el oeste desde Nauvoo; su mas avanzada base fue establecida en Winter Quarters, cerda de Council Bluffs, estado de Iowa. Esto significa la frase: “La Sede del Campamento de Israel en el Desierto”).
Entonces apenas hacia dos años y medio que José y Hyrum Smith habían muerto. Parece pues lógico que esta declaración oficial sobre el diezmo reflejaba el punto de vista de la iglesia original al respecto. En el editorial, el escritor dice:

La ley celestial requiere una décima parte de todos los haberes que posea un hombre cuando ingresa a la iglesia, y una décima parte de su aumento anual de allí en adelante. Si todo lo que gana es necesario para su mantenimiento y el de su familia, no pagara nada. La ley celestial no toma el pan de la madre y de los hijos, ni tampoco cualquier cosa que ellos necesiten para su bienestar. El pobre que no posee bienes de este mundo para dar, pero sirve y honra a Dios de otra manera, poniendo a Su servicio lo mejor de sus habilidades, tendrá una corona celestial en el Reino Eterno de nuestro Padre.
El punto esta bien esclarecido. La ley pide que un hombre pague un décimo de todas las cosas recibidas de Dios (de su valor neto, o aumento acumulado) al empezar, luego pagara una décima parte anualmente de su aumento neto sobre las cosas que no sean requeridas para satisfacer sus necesidades básicas. Y pagar los diezmos es obligatorio únicamente si la persona goza de un aumento que este por sobre sus gastos básicos. Si un hombre necesita todo lo que gana para su mantenimiento y el de su familia, no tiene aumento sobre el cual pagar diezmos. Como el intento de la ley es no sobrecargar al pueblo, la ley no toma el pan de la madre, ni de los hijos, ni tampoco nada de lo que sea verdaderamente necesario para el bienestar de ellos (Millenian Star IX, pag. 12)

Esta fue la forma como los ministros enseñaron la ley del diezmo en la iglesia primitiva. El mismo concepto es enseñado y practicado por la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Hoy La Comunidad de Cristo).

FUE ALTERADO EL CONCEPTO DE LA LEY DE DIEZMOS POR LA IGLESIA DE UTAH

Aunque la Iglesia Reorganizada y la Iglesia de Utah están de acuerdo en cuanto a la importancia de pagar el diezmo, la interpretación de lo que en verdad significa el diezmo ha sido substancialmente alterado por la Iglesia de Utah desde 1847.

En un articulo publicado en un periódico de la Iglesia de Utah, Millenian Star, en agosto de 1848, y dirigido a los miembros de la Misión de la Iglesia en Inglaterra y a otras regiones europeas, firmado por Orson Pratt, la ley del diezmo fue interpretada como si fuera un décimo de los ingresos, en vez de ser un décimo sobre el aumento. Dice el artículo:

También he sido designado para recibir los diezmos de los miembros… La ley del diezmo fue dada por revelación hace ya varios años, y continuara en vigor en todo el mundo sobre los miembros y sus generaciones. Según esta ley, se requiere un décimo de las posesiones y mas aún, un décimo de los ingresos anuales debe ser dado.(Millenian Star X, pag. 245) De esta manera se introdujo un cambio substancial en la interpretación.

En octubre de 1844, Brigham Young había enseñado la ley del diezmo de acuerdo con la interpretación dada a la Iglesia original. Dijo:

Cuando alguien ingresa a la Iglesia, esa persona quiere saber si tiene que hacer recuento de sus ropas, deudas, tierras, etc. La ley es dar un décimo de lo que posee, y luego una décima parte de su aumento, o un décimo de su tiempo. (Times and Seasons V pag. 694)
Pero en enero de 1852, una Carta General proveniente de la Presidencia de la Iglesia de Utah, firmada por Brigham Young, Heber C. Kimball y Willard Richards, fue publicada en Millenian Star; allí claramente se indicaba un cambio radical en el concepto de la ley del diezmo.
La conferencia también voto comenzar de nuevo los diezmos y las dedicaciones. Dentro del plazo de 30 días cada miembro deberá hacer la donación de un décimo de sus posesiones y un décimo de su interés o sus ingresos de allí en adelante. Aquellos que no den sus diezmos serán expulsados de la Iglesia.(Millenian Star XIV, pag.25)
Esta declaración fue no solo muy severa, sino que también introdujo el cambio de pagar el diezmo del aumento neto, a un décimo del ingreso.

En 1915 un apóstol de la Iglesia de Utah, Juan A. Widtsoe, escribió lo siguiente: “Los fondos del diezmo se mantienen por el pago de un décimo de los ingresos de cada miembro de la Iglesia, tal y como los recibe. (A Rational Theology – Una Teología Racional- Sexta Edición, Salt Lake City, Deseret Book Co. 1952, Pág. 148)
En 1953, el Obispo Presidente de la Iglesia de Utah en ese tiempo, José L Wirthlin, se dirigió a la Conferencia General, hablando sobre el diezmo, de la siguiente manera: “… el diezmo consiste en una cantidad fija de la renta recibida individualmente; diez por ciento, ni mas ni menos” .(José L. Wirthlin, The Lord´s Tenth - El Diezmo del Señor- The Improvement Era LVI, Pág.431, Junio de 1953).
De acuerdo con las Sagradas Escrituras, esta afirmación es inexacta. El diezmo es un décimo de las ganancias acumuladas por toda persona que empieza a pagar, y después ellos “pagarán anualmente una décima parte de sus intereses”.(DyC 119:4; DyP106:1b).

El Obispo Wirthlin continua definiendo “un diezmo” con las siguientes palabras:

Un diezmo es el décimo del salario de la renta completa de un jornalero.
Un diezmo es un décimo de la renta neta de un profesional.
Un diezmo es un décimo de la renta neta de un hombre de negocios.
Un diezmo es un décimo de la renta neta de un hacendado, y también un décimo de la producción que el hacendado usa para el sostenimiento de su familia. Es justo y equitativo que el hacendado pague también un décimo de la producción que usa para el sostenimiento de su familia porque las otras gentes mencionadas compran el alimento necesario para sus familias, de su renta.
.(José L. Wirthlin, The Lord´s Tenth - El Diezmo del Señor- The Improvement Era LVI, Pág.431, Junio de 1953).

Un libro publicado en 1960 por Deseret Sunday School Union Board de la Iglesia de Utah intitulado "An introduction to the Gospel", (Una introducción al Evangelio), por Lowell L. Bennion, dice lo siguiente:

Quien gane un salario, rico o pobre, debe pagar el diez por ciento de su renta, el diezmo. El diezmo, en otras palabras, no es una dadiva proporcionada a la renta. Ese diezmo debe ser pagado por todo el mundo al mismo tanto por ciento. Aun el pobre y la viuda deben dar un décimo de su minima renta; pero si lo necesitan, ellos podrán ser ayudados por la iglesia.(Pag.282)

Estas declaraciones indican que la Iglesia de Utah manda que sus miembros paguen el diezmo antes de restar los gastos que necesitan para vivir. Esta regla no es justa, ni tampoco esta en consonancia con las Sagradas Escrituras.
Este principio se clarifica si lo ilustramos con un ejemplo. Si aplicamos el sistema de pagar diezmos de la renta, entonces dos personas que reciban exactamente el mismo salario, tendrán que pagar la misma cantidad a la Iglesia. Pero, ¿Qué pasara si uno de ellos es soltero, y el otro que es casado, tiene que sustentar varios hijos? O ¿Qué pasaría también si dos personas tienen familias de igual numero de hijos, ganando lo mismo, uno de ellos tiene que pagar medicamentos para uno de los que dependen de el que ha estado enfermo? De todo esto se puede deducir que este sistema es injusto.

El Señor no manda ni desea que un soltero pague lo mismo que un casado, o que una persona que tiene una familia sana pague lo mismo que otra que tiene a alguien enfermo.

Por otra parte, si estas familias pagan diezmos sobre sus aumentos o intereses, la cantidad del diezmo se determinaría después de que ellos hayan atendido a sus necesidades respectivas; las cantidades entonces pagadas por el soltero y por el jefe de una familia sana, serán naturalmente mayores. La divina interpretación de diezmar un diez por ciento del aumento neto, (El aumento neto es la cantidad sobrante, después de solventar las necesidades anuales que sean justas) después de haber diezmado un diez por ciento de lo acumulado, es equitativo y justo. Esto requiere un cuidadoso avalúo por objeto, lo que esta muy de acuerdo con las instrucciones: “…El Señor requiere de la mano de todo mayordomo una cuenta de su mayordomía, tanto en esta vida como en la eternidad”. (DyC 72:3; DyP 72:1c)
Siguiendo este sistema, cada gasto es considerado a la luz de los menesteres justos y necesarios, el principio de la mayordomía sobre las posesiones de cada uno, recobra entonces sentido. Pagado el primer décimo, quedaran nueve decimos; de estos se pueden hacer ofrendas voluntarias a la Iglesia.

El diezmo sobre el ingreso bruto, por consiguiente explota a los miembros, y las riquezas que se derivan, no necesariamente demuestran una virtud cristiana, sino que pueden indicar la tendencia de los individuos al amor propio y a un orgullo desmesurado
. El fin primordial del diezmo es el desarrollo espiritual del pueblo. Dios quiere que todas las riquezas sean usadas de acuerdo a Sus propósitos, es decir, para enriquecer y bendecir las vidas de todos los hombres. A medida que las leyes del diezmo y la mayordomía sean obedecidas de acuerdo con los mandatos e instrucciones del Señor, como están contenidas en las revelaciones dadas a la Iglesia, las necesidades físicas y espirituales de la Iglesia serán provistas, la dignidad humana será preservada, y la conducta del pueblo reflejara la santidad de Dios.

"De todas las formas de engañar a los demás, lo que causa más estragos es el engaño en nombre de Dios. Y el más sucio de todos los engaños es el que manda acallar la razón y con el flagelo del miedo, busca azotar el sueño de ver de nuevo a Dios". J. Cantú - 1999
 
FUENTE: HTTP://unicayverdaderaverdad.blogspot
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Documentos recientes

Documentos de gran Interes:

Loading...

Investigaciones Mundiales

Investigaciones Mundiales
Grupo Berticci